Archivo de la etiqueta: Marie Kondo

Marie Kondo semana 2: libros

Al principio, pensé que ocuparía las categorías de Marie Kondo para ordenar, pero la verdad es que tendré que armar mis propias subcategorías para poder ordenar de mejor forma. Por ejemplo, después de los libros, ordenaré aquellas cosas que utilizo para estudiar, luego de eso, me podré con todo aquello que es papelería y todo lo relacionado a ella porque creo que es la categoría más grande que tengo.

Así que les cuento cómo me fue con los libros.

Lo primero que hice fue poner todos mis libros en el suelo para hacerme una idea de todo lo que tenía.

Les juro que hace unos años atrás la cantidad de libros que tenía correspondían al triple de los que tengo ahora…creo que lo peor que hice fue que igual compré varios libros después de eso en vez de comprarlos electrónicos…y eso que igual compré electrónicos.

Luego de un arduo trabajo, porque bucha que les tengo cariño a mis libros, logre hacer un montón bastante grande de libros que pondré a la venta y un libro que se lo regalaré a una colega que está embarazada.

Lo bueno es que varios de estos libros ya me los están pidiendo para comprarlos.

Lo malo es que no les saqué foto de cómo estaba el librero antes y tampoco le saqué al después ya que puse todos los libros para la venta en un solo rincón para evitar que se ensucien ya que están en bastante buenas condiciones y mi perrita podía intentar morderlos.

En otro rincón tengo los libros que aún no he leído pero que están en la lista de mis próximas lecturas, por lo que los pondré a la venta una vez que ya los haya leído.

¿Por qué será que se hace tan dificil deshacerse de los libros?

Marie Kondo semana 1: ropa, el después

Para empezar, puse toda mi ropa sobre la cama con el fin de darme cuenta qué tantas cosas tenía. Teóricamente, no debería tener tanta ropa como para cubrir toda la cama.

Toda mi ropa sobre la cama

Luego de la ropa tocaba ponerse con los bolsos. No tenía tantos, pero ya era hora de una buena depuración.

Todos mis bolsos

Luego tocaba ponerse con todos mis zapatos.

Mis zapatos.

Luego de varias horas, logré hacer una depuración de mi armario pudiendo separar aquellas cosas que voy a vender ya que se encuentran en muy buen estado versus aquellas cosas que a pesar de que se encuentran en buen estado no están como para venderlas.

Lo que venderé
Lo que se irá a la venta

Ahora les mostraré qué tal se ve ahora mi armario luego de esta pequeña depuración.

Si quieren ver cómo estaba antes mi armario de haber aplicado Marie Kondo, pueden verlo en esta entreda.

Marie Kondo semana 1: ropa, el antes

El día de hoy me encuentro sola en casa así que aprovecharé la sledad para hacer una limpieza de armario, ya que con la mudanza no me podré llevar toda la ropa y pretendo ponerla a la venta con tiempo.

En total, ocupo 3 closet pequeños que no están hasta el tope de ropa o zapatos pero, que aún así, me ocuparían por lo menos 3-4 maletas en una mudanza así que, obvio, pondremos todo el empeño en que ese número de maletas disminuya lo más que podamos ya que no solo es la ropa lo que deberé llevar en la mudanza, sino una cantidad i mportante de otras cosas, a las que también les haré un Marie Kondo próximamente.

Primer closet
Primer closet, el sector de arriba
Segundo closet (acabo de darme cuenta que al parecer mi perrita me robó una chala xD)
Segundo closet, el sector de arriba
El tercer closet de las casacas, abrigos, botas y vestidos.

Espero poder desocupar lo más que pueda mi closet, así que ya veremos cómo termina este Marie Kondo.

Haciéndome a la idea de que tocará hacer Marie Kondo

Dentro de no mucho me tocará mudarme de país lo que, obviamente, significará que no me podrá llevar toldo lo que poseo en esa mudanza…

Así que nada, tendré que hacer Marie Kondo nuevamente y prepararme para hacer una buena limpieza ya que la idea es que, sea como sea, me quede con la menor cantidad de cosas posible y las otras venderlas o donarlas, dependiendo del estado en el que se encuentren, por lo que, por lo menos durante agosto, me dedicaré a hacer limpieza de todas mis pertenencias para así empezar a hacer la venta de las cosas lo más rápido posible.

Y pensar en la venta es lo que me da más flojera…pero bueno.

En esta entrada les iré recopilando las entradas que tengan relación con esta limpieza que realizaré.

  • Acá esta la entrada que les deja ver cómo estaba mi closet antes de realizar Marie Kondo.
  • En esta entrada veran los resultados luego de haber realizado la limpieza de armario.
  • En esta entrada podrán ver la limpieza que realicé a mis libros.

Marie Kondo semana 1: ropa

Aprovechando esta cuarentena donde se puede tener un poco más de tiempo libre, decidí realizar un Marie Kondo con mis cosas, empezando, obvio, por la ropa.

Mi objetivo era que toda mi ropa pudiera estar en un solo closet, ya que estaba en mi closet y en el closet de otro dormitorio, donde guardamos la ropa de cama. En mi defensa, en ese closet solo había ropa Lolita y abrigos. Pero ya estaba un poco harta de ir de un closet a otro, así que mi objetivo era eliminar la mayor cantidad de ropa posible.

Acá una muestra de toda la ropa que tenía:

Sí, toda mi ropa cabía sobre la cama así que, técnicamente, tampoco es que tenga tanta si me comparo con personas que ocupan prácticamente todo el dormitorio.

Haciendo este ejercicio me di cuenta que tengo un estilo super marcado, bien femenino pero, lo peor de todo, es que tiendo usarlo poco principalmente porque por mi trabajo me da miedo manchar con sangre alguno de mis vestidos y porque la mayoría de ellos se ven bien con zapatos de taco alto y a mi la verdad es que esos zapatos como que me matan los pies y, con mis pies delicados debo envolver mi pie en parche curita para que no me hagan herida…pero es que no se lucen tanto con zapato bajo…pero bueno…

Luego de darme cuenta de eso, decidí eliminar todo aquello que no calzara con ese estilo o que no me hiciera sentir realmente cómoda. Con eliminar debo aclarar que puse esa ropa en una maleta para después pknerla a la venta.

En fin, esta es la ropa que decidí sacar de mi closet:

Esta polera que, fácil, tenía 5 años por lo que ya estaba vieja y estirada de varias partes, a pesar de que no estaba desteñida. De seguro a alguien más le puede servir.

Esta calza se ve casi nueva pero tiene el gran pero de que se está cayendo a cada rato por lo que no es usable si vas a hacer ejercicio en el gimnasio o al aire libre.

Esta polera comprada en octubre pero, como se darán cuenta, ya se soltó de varias partes. Me gustaba muchísimo pero ya no tiene buen aspecto.

Este polerón de deporte que ya está malo su cierre y se encuentra gastado en algunas partes.

Esta polera que está buena pero que ya no es de mi estilo.

Esta polera negra que ya está desteñida y deformada.

Esta polera que también ya está completamente deforme.

Esta polera que ya no va con mi estilo.

Esta polera que es linda pero cuyas mangas se están volviendo motudas.

Estas poleras que con un lavado se achicaron.

Con estas poleras me pasó lo mismo que con las de arriba, se me achicaron.

En este vestido lo que no me convence es la falda.

Este polerón de Disney ya me queda chico, auqnue creo que no es que se achicó con el tiempo, sino que siempre me quedó chico.

Este peto deportivo que ya está bastante feo. Duró bien poco la verdad.

Estos jeans definitivamente ya no me quedan buenos.

La verdad nunca lo usé porque no me gustaba.

Este vestido cuya falda no me convence nada.

Luego de revisar toda mi ropa llego el turno de los bolsos, carteras y zapatos de los que no eliminé ninguno pues son todas cosas que utilizo y no soy de las que colecciona ese tipo de artículos.

Finalmente, no logré que toda la ropa estuviera en un solo closet ya que tuve que dejar mis vestidos lolita, que abultan bastante, en otro closet, pero fue lo mínimo, así que, de todas formas, me sentí conforme con la pequeña limpieza que realicé.

Lo otro que hice fue colocar todos los ganchos de la ropa del revés y la ropa que va doblada también la puse del revés para ver qué ropa había ocupado y cuál no en el plazo de un año y medio (hay que ser realistas, durante la cuarentena no dan muchas ganas de sacarse el pijama) para que, cumplido ese plazo, eliminar la ropa que no haya utilizado.

Quiero dejar de tener tanta cosa para así moverme con mayor facilidad y cumplir los planes que tengo a futuro.

¿Por qué me adentré al minimalismo?

Desde que me mudé a Santiago en el 2016 sentí que en mi vida habían demasiadas cosas, que no quería volver a pasar por una mudanza así de aparatosa y que no quería tanto desorden en ella.

Desde ese momento, empecé a buscar cosas sobre organización y fue así como, de una página a otra, terminé llegando al libro «La Magia del Orden» de Marie Kondo. Lo busqué, lo leí y empecé a practicar todo lo que ella ponía en su libro. pero sentí que aún no era suficiente, que aún así sentía mucho caos a mi alrededor.

Creo, sinceramente, que también esa sensación de caos se debía a que, emocionalmente, me encontraba en un caos y eso se visualizaba externamente o yo lo sentía a mi alrededor.

Como Marie Kondo no fue suficiente, seguí buscando y buscando y fue así como llegué al Minimalismo, que planteaba que «menos es más» y fue eso lo que me hizo click en mi cabeza y empecé a ver más videos sobre el tema y ¡rayos!, es que me enamoré de esa sensación de libertad que aquellas personas proyectaban…es que solo pensar que podría moverme por el mundo con esa libertad, con tan pocas cosas, hacer una mudanza rápida, lograr tener mi casa ordenada hizo que sintiera que eso era lo que quería para mi vida.

Hay gente que vive con solo 50 o 100 cosas, yo no quiero llegar a algo como eso, pero quiero llegar a reducir las cosas hasta el punto en que pueda llegar a decir: listo, con esto puedo moverme por la vida con libertad. Quiero dejar de llevar mi bolso de mano, mi maleta de mano y 1 o 2 maletas grandes en cada viaje que haga, quiero lograr llevar una maleta grande y una mochila e incluso reducirlo a mochila y maleta pequeña. Quiero vivir una vida más simple, dejar de tener tantas cosas para poder moverme con libertad y dejar de preocuparme tanto por el orden de la casa. Quiero dejar de gastar dinero en cosas inútiles y solo rodearme de aquello que me hace feliz, tanto de cosas materiales como de personas.

Ha sido una maravilla descubrir este estilo de vida, empezar a desprenderme de aquellas cosas materiales y empezar a vivir de forma más simple, así que seguiré en este camino y seguiré profundizando en él, como el desafío de no comprar nada de ropa durante 1 año.

Si quieren adentrarse un poco más en el minimalismo, les dejo el documental de Los Minimalistas en donde se explica un poco más sobre el tema.

La magia del orden

Hoy vengo a hablarles de un libro que, por lo menos en mi, inició un cambio importante en mi vida: «La magia del orden» de la japonesa Marie Kondo.

Este libro legó a mi vida después de haberme mudado a santiago, justo cuando estaba demasiado cansada de la mudanza, además de impresionada con la cantidad de cosas que dos personas pueden llegar a acumular. Fue leerlo y empezar a abrir mi mente con respeto atodas las cosas que tenía alrededor y que en realidad no me estaban haciendo feliz.

Sigue leyendo