Archivo de la etiqueta: limpieza facial

Mi piel luego de haber dejado los anticonceptivos

En Junio de este año dejé de usar métodos anticonceptivos ya que con mi pareja decidimos optar por otro método para evitar ser padres.

Como les conté, tenía pensado infiltrarme vitaminas pero la última limpieza me la había realizado en Julio y me recomendaron primero limpiar y luego hacer la infiltración para realmente ver los efectos, así que fue lo que hice.

Una de mis máximas preocupaciones a la hora de dejar las pastillas anticonceptivas era lo que iba a pasar con mi piel. Llevaba tomándolas desde los 19 años y con el ataque de acné que me dio en mi adolescencia siempre pensé que mis espinillas estaban a raya solo por mi obsesivo cuidado de la piel y las pastillas. Obviamente seguiría cuidando mi piel como siempre pero sin la ayuda hormonal de todos los días, no sabía en qué terminaría.

Los primeros meses mi piel no sufrió mayor cambio. seguía con mi ritual de limpieza diaria y, además, tomando mi medicamento para el acné que me recetó el dermatólogo. El problema fue cuando pasé un par de semanas sin ese medicamento…

Fue en ese momento en que empecé a sentir la piel un poco más grasa y aparecieron los granos en el cuello, tal como la vez anterior, volví al medicamento contra el acné que, al parecer, tal y como me dijo el dermatólogo, tendré que usarlo toda la vida.

La cantidad de puntos negros en mi cara fue en aumento y me salieron unos pocos en mis mejillas, así que decidí hacer lo que me parecía lógico: ir a hacerme una limpieza facial a Zapatitos Rojos.

La limpieza actual fue mucho más larga que la anterior, tenía muchas más imperfecciones en la cara pero no necesité de alguna limpieza adicional pero, lo que cambió, fue la mascarilla, que en esta ocación fue de lavanda con té verde.

El té verde aporta antioxidantes que ayudan a mantener la juventud de la piel y la lavanda es un calmante y equilibrador de nuestro sistema nervioso, especial para pieles jóvenes y reactivas (eso dice la página de zapatitos rojos jajaj).

Luego de la limpieza mi piel quedó mucho mejor, quedando limpia, fresca y libre de la resequedad que me acompañó en las últimas semanas.

Ya que mi piel está limpia, mañana podré realizarme, finalmente, mi Infiltración de Vitaminas.

Visita a Zapatitos Rojos

Hace mucho tiempo que quería asistir a este local ya que me gusta el concepto que venden, de delicadeza y de belleza integral, así que, aprovechando la extrema resequedad por la que estaba pasando mi piel, tomé una hora para una limpieza y que me hicieran algo que lograra hidratar en profundidad mi piel.

Mi único reclamo es que el día en que originalmente tenía la hora, me la cancelaron justo cuando yo estaba ahí porque algo le pasó a la cosmetóloga,pero bueno…

Debo decir que, así como uno tiene su médico de cabecera o su peluquero, uno también debiese tener a su cosmetóloga de cabecera que conociera en profundidad tu piel. Yo hace tiempo no iba a hacerme una limpieza facial debido a que mi dermatólogo me recetó una limpieza con Nitrógeno Líquido y había resultado bastante bien pero, debido a la deshidratación que tenía consideré necesario darme una vuelta por una cosmetóloga.

Al llegar a Zapatitos Rojos te encuentras con un lugar muy agradable, acogedor, donde debes sacarte los zapatos y dejarlos en un mueble para empezar a relajarte.

Se nota que todo lo decoraron con mucho cariño para crear esa atmósfera de que, una vez llegada ahí, todos tus problemas se terminarán.

En Zapatitos Rojos no solo realizan limpiezas faciales, sino también masajes, tratamientos cosméticos rejuvenecedores, tratamientos corporales y preparación para novios. Puedes tener todo un día de relajación ahí.

El tiempo de espera fue muy poco y pasé a mi sala donde dejarían mi piel hermosa.

Es un cuarto pequeño que tiene un cama y todos los implementos necesarios para tratar la piel y aromaterapia que te ayudará a relajarte.

Apenas entras debes quedar con los hombros descubiertos ya que, obviamente el cuello también necesita tratamiento y la ropa se te puede manchar.

¿En qué consistió mi tratamiento?

  1. Me limpiaron la piel para quitar cualquier ratro de maquillaje o polvo que puedas tener en la piel.
  2. Luego de eso aplicaron un reblandecedor de impurezas para que todos los granos salgan con más facilidad.
  3. Después aplicaron vapor en mi cara para abrir los poros.
  4. Limpiaron mi piel. Debo decir que la cosmetóloga dijo que mi piel estaba bastante limpia y debió limpiar muy poco.
  5. Luego de realizar la limpieza, sellan los poros y bajan la inflamación que pudo dejar la limpieza con una maquina que no solo baja la inflamación sino que también ayuda a matar cualquier bacteria.
  6. Luego aplican un sérum hidratante (que venden ellos) que tiene un olor exquisito y se siente muy bien en la piel.
  7. Luego viene el turno de la mascarilla que, en mi caso, que estaba con una mega deshidratación en mi piel, aplicaron una mascarilla de aloe vera y semillas de lino que tenía un efecto ultra hidrstante. La mascarilla me la aplicaron por alrededor de 20 minutos y con una especie de máscara que me pusieron hucieron que penetraran sus nutrientes más rápido y en mayor profundidad.
  8. Antes de retirar la mascarilla te realizan un masaje enn toda la zona del cuello y hombros para liberar tensiones porque no hay que olvidar que tener tensa esa zona puede provocar arrugas.
  9. Luego de retirar la mascarilla sientes la piel muy hidratada y renovada. Una maravilla. Y te la entregan porque en dos días puedes volver a utilizarla sin problema siempre y cuando la mantengas refrigerada.

Lo que saqué en conclusión luego de mi limpieza facial con hidratación:

  • Todos los esfuerzos que he puesto diariamente en mi piel han tenido su recompensa ya que prácticamente no habían impurezas en mi piel, así que seguiré sagradamente cuidando de ella.
  • Mi deshidratación es más profunda de lo que una mascarilla facial puede mejorar (aunque con todo lo que les conté que hice en esta entrada la deshidratación ha mejorado considerablemente) así que el próximo mes lo que iniciaré será una infiltración de vitaminas para así nutrirla en profundidad.

Todo el procedimiento que me realicé salió $55.900.

Recomiendo absolutamente el lugar y, sobre todo, asistir mensualmente a uno de estos lugares para cuidar la salud de la piel.

Limpieza facial con Nitrógeno Líquido

¡Hola! ¿Cómo va esa semana?

Hoy les vendo a hablar de uno de los tratamientos que me recetó mi dermatólogo para tratar mi caso de acné, como les mostré en esta entrada. Cuando me lo recetó me extrañó debido a que yo este tratamiento lo conocía pero para tratar las verrugas genitales, pero bueno, se ve que sirve para muchas cosas más.

Sigue leyendo

¿Por qué no me gustan las toallas desmaquillantes?

Hace unos días atrás, una usuaria de un grupo que sigo en Facebook me llamó colorienta por decir que por mi piel jamás ha pasado una toallita desmaquillante porque las encontraba perjudiciales para la salud de nuestro rostro.. Su argumento era que no podía negarme tan categóricamente a usar un producto que había sido diseñado para hacernos la vida más fácil y que, por consiguiente, no podía hacernos mal.

Sigue leyendo

¿Cómo cuidar la piel durante un vuelo?

El vuelo más largo que he realizado ha sido el que hice desde Chile a Japón (ida y vuelta) que duró aproximadamente 27 horas (sin contar las horas que pasamos encerrados en el aeropuerto de Estados Unidos) y, el viaje de ida hizo estragos en mi piel, haciendo que mis poros estuvieran más dilatados, mi cara con aspecto «grasiento» y me salió una espinilla gigante que costó un mundo que desapareciera (y yo, más encima, tenía que hacer cosplay).

Sigue leyendo

Limpieza Facial: Coral Spa

El miércoles pasado asistí a una sesión de limpieza facial en el Centro Coral Spa, ubicado en Avenida Apoquindo 3990, local 101, a pasos del metro Alcántara.

Anteriormente me había realizado limpiezas faciales. En una ocasión fue gracias a una conocida que estudiaba cosmetología y en otra ocasión con microdermoabrasión, ambas con buenísimos resultados. Lamentablemente hace más de un año que no me realizaba una y sentía cómo mi piel lo pedía a gritos.

Sigue leyendo