Archivo de la etiqueta: 21 días sin azúcar

Resultados desafío «21 días sin azúcar»

¡Madre mía que es complicado dejar el azúcar!

Voy a ser 100% sincera con ustedes:

  • Debido a una nueva dieta que estoy haciendo (más adelante les hablaré de ella), tengo prohibido consumir azúcar de todas formas, así que por indicación médica debía dejarla de todas formas.
  • Logré dejar de ponerle azúcar a mi té.
  • Pasé por una semana de mucha ansiedad entre el 24 y el 31 de mayo debido a un posible mal diagnóstico que me habían dado por lo que, cuando me dijeron que lo más seguro es que ese diagnóstico no fuera, comí helado de chocolate y chocolate durante el 1 y 2 de Junio, por lo que tuve que retomar la dieta el 31 y, desde esa fecha, no volví a consumir azúcar.
  • Vi cambios físicos más rápido que cuando consumía azúcar, lo que podría ser consecuencia, también, de la nueva dieta que tengo por indicación médica.

Así que, como ven, no pude estar 100% libre de azúcar los 21 días pero, de todas formas, me siento satisfecha con el reto ya que, si no hubiera pasado esa semana de angustia, de seguro pasaba los 21 días libre de azúcar.

Reto: 21 días sin azúcar

Para nadie es secreto que el azúcar es dañiña para nuestra salud, pero no hay caso, seguimos consumiéndola ya sea en forma de dulces o añadiéndola a nuestro té o café.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda consumir como máximo 50 gramos de azúcar por persona, pero el consumo en Chile se dispara a 141,2 gramos per cápita, lo que se traduce en casi tres veces lo sugerido por la organización.

Pero, ¿qué efectos tiene el azúcar en nuestro cuerpo?

Empeora el rendimiento del cerebro: los procesos de memorización y aprendizaje tienden lentificarse en quienes consumen azúcar.

2. Reduce la sensación de saciedad: activa las zonas de placer del cerebro, lo que disminuye la sensación de estar satisfecho al ingerir alimentos.

Acelera el envejecimiento: disminuye la reparación del colágeno, la proteína que proporciona un aspecto saludable y juvenil a la piel.

Aumento de peso: el exceso de fructuosa y glucosa se transforma en grasa en el hígado, lo que acrecienta los riesgos de obesidad y de diabetes tipo 2.

Daña los tejidos: acelera el proceso de oxidación de las células. Esto puede desarrollar enfermedades hepáticas, insuficiencia renal y cataratas.

Crea adicción: consumir azúcar conduce a la liberación de dopamina, el neurotransmisor que provoca querer más de la sustancia que produce placer.

Baja la energía: si bien el consumo de glucosa, causa una sensación de energía, hay que tener en cuenta que esto es un efecto breve, pues seguido viene la «caída» causando un gran agotamiento.

Dicen que para lograr crear un hábito se necesitan 21 días, así que he decidido ponerme manos a la obra y no pasar por alto el daño que le genero a mi cuerpo al introducir azúcar «artificial» y preocuparme por mi salud, así que, desde hoy, he decidido dejar de consumir azúcar ya sea como azúcar propiamente tal o en forma de dulces.

¿Qué dices? ¿Me acompañas en este reto?

Este miércoles les subiré mi progreso luego de 3 meses de gimnasio y, como tengo evaluación mensual, veré si el dejar el azúcar ha causado alguna diferencia en mi porcentaje de grasa, así que ya veremos los resultados.