Efectos de viajar en avión sobre la piel

De todos los medios de transporte que existen, los aviones son los que peor le hacen a nuestra piel ya que los cambios que se producen en la presión atmosférica, la temperatura y un nivel de humedad tan bajo (cercano al 8%) hacen que nuestra piel se deshidrate con facilidad además de que nos inflamamos lo que contribuye a que no bajemos del avión con el mejor aspecto.

Además, el uso del aire acondicionado contribuye a que haya escasa humedad en el ambiente, lo que favorece la evaporación del agua, incluida la que tenemos en nuestra piel, favoreciendo que nuestra piel se vea más apagada y que aparezcan las arrugas. Es más, si no cuidamos nuestra piel durante el vuelo, puede que aparezcan espinillas oportunistas o enrojecimientos que, para quienes tenemos piel atópica, debemos mantener a raya.

¿Quiénes son las afortunadas? Aquellas mujeres que tienen piel grasa, ya que la grasa de la piel ayuda a mantener mejor la humedad y evita la resequedad de la misma.

Pero, ¿cuándo empieza el desastre? A las 3 horas de vuelo, nuestro cuerpo ya empieza a perder cerca del 20% del agua por lo que ya nuestra piel empieza a sufrir los efectos de estar en un avión. Para contrarestarlos, beber 200cc de agua cada hora nos ayuda a mantenernos hidratados.

También la alimentación influye bastante. Evitar durante los días previos la comida chatarra y elegir alimentos ricos en nutrientes como frutas y verduras ayuda a que nuestra piel esté protegida de los radicales libres.

El ejercicio también nos ayuda, pues evita el estrés ayudándonos a relajarnos durante el vuelo. Además, mantenernos activos durante el vuelo evita que nos inflamemos y que las piernas se nos pongan pesadas.

Si tu vuelo tiene escalas, aprovecha de limpiar tu cara en profundidad (aunque también puedes hacerlo durante el vuelo aunque es un poco más incómodo) y aplicar alguna mascarilla que ayude a que tu piel se mantenga hidratada. Ahora, si tienes la oportunidad de hacer escala en un super aeropuerto que tenga spa, aprovéchalo para una sesión de masaje o de limpieza de la piel expres. No he tenido la oportunidad de ir a uno, pero de seguro lo aprovecharía.

En esta entrada, podrán ver qué llevaba en mi bolso de mano cuando viajo.

¡Nos leemos en una próxima entrada!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *