Chile despertó

Resulta extremadamente complicado escribir esto. Son tiempos dificiles, de unidad, pero difíciles en mi país.

LLegué el Jueves 17 de Octubre de vuelta a Chile luego de haber estado desde el 11 de Octubre en México por un congreso de Sexualidad que ahí se realizaba. Había leído noticias donde decían que habían estudiantes que no estaban pagando el pasaje del metro, saltando los torniquetes, porque el pasaje había subido $30, pero de ahí no pasaba.

Luego de trabajar en la mañana me fui a inscribir a un curso de inglés ya que, en el congreso, me di cuenta que aún me falta mucho para lograr hablar de forma fluida, sobre todo porque me conseguí un contacto para ir a un hospital extranjero, así que ese día mi prioridad era inscribir el curso.

Ya estaban cerrando algunos metros o con custodia de carabineros para evitar la evasión y, como más encima se había roto una matriz, la ciudad estaba con un poco de caos con algunas calles cortadas pero, no pasaba de ahí.

Viernes…después de trabajar me fui a juntar con una amiga al mall Costanera Center. Cuando entré al mall seguía lo de algunas estaciones de metro cerradas o custodiadas así que las micros estaban llenas a más no poder, pero no pasaba de ahí pero, al salir del Costanera parecía que había salido a otro mundo: estaban lanzando lacrimógenas, me fui caminando a mi casa y enterándome que estaban cerrando estaciones, que se habían quemado, que los pacos andaban lanzando lacrimógenas y que, sumado a esa matriz rota que obligó a cerrar una calle, todo era aún más caos.

Y en la noche Piñera anunciando Estado de Emergencia, sacando los militares a las calles…recuerdo haber pensado que eso era apagar el fuego con bencina. Pero mi presidente no se caracteriza por ser un ser muy pensante que digamos.

Talo como lo pensé, apagó el fuego con bencina: aparecieron más estaciones de metro quemadas, supermercados saqueados, caos total así que (les había dicho que mi presidente no piensa, ¿cierto?) no encontró nada mejor que decretar toque de queda…

Y ahí fue más caos…

Ese sábado justo mi pareja viajaba, así que me quedé sola junto a mis mascotas y, mientras día a día se decretaba toque de queda, día a día aparecían también testimonios de gente torturada, marchas pacíficas reprimidas con violencia, gente a la que le dispararon directo a los ojos, personas que aparecían en supermercados incendiados y que los acusaban de ser parte de los saqueadores pero que, misteriosamente, aparecieron días después con impactos de bala. Videos mostrando cómo los militares incitaban a la gente a saquear.

Compartí cada una de las cosas que encontraba porque la televisión también se transformó en un enemigo, mostraban violencia desmedida de parte de manifestante como una forma de que la ciudadanía pidiera a gritos a los milicos pero, en esta era tan digital, era imposible que no se supieran quiénes eran los violentos así que la cruzada también fue contra ellos (durante la semana se pudo ver a los canales tratando de victimizarse al ver que habían sido descubiertos) pero no olvidamos que trataron de hacernos creer que hasta desabastecimiento tendríamos.

El martes Piñera anunció algunas medidas para que el pueblo se calmara como que, por ejemplo, se bajaría el sueldo a Diputados y Senadores (no dio fecha) y que la pensión se aumentaría en un 20% (lo que en palabras simples, de acuerdo a la pensión que tenemos ahora, subirá $20.000)

El viernes se vivió una jornada histórica: una marcha con más de 1 millón de participantes solo en Santiago y con marchas multitudinarias en el resto del país, mucha gente unida bajo el cántico de que «Chile despertó».

Imagen de 2634.com.ar

El problema es que el gobierno parece que no entiende pues se adjudicó la marcha pacífica como un logro de ellos y la tomó como una finalizacion de las movilizaciones. Además, ayer ya quitó el toque de queda para que mañana todos volviéramos a la normalidad porque, oh, que cosas, llegan los de la ONU a ver todas las violaciones a los Derechos Humanos a los que hemos sido sometidos.

Lo que el gobierno no entiende es que esto es por cansancio, que no fue por $30 pesos de alza en el transporte, es por más de 30 años de abusos, son por las pensiones miserables que se reciben después de más de 30 años de trabajo, es por el sueldo mínimo indecente versus el sueldo de los que nos gobiernan, es por privatizar todos los recursos naturales, es por la desigualdad que existe, es porque en el sistema de salud público se están quedando sin recursos para atender a la gente…es por todo…

Esto no se ha acabado, las marchas van a seguir hasta que cambie, por lo menos, la constitución.

(Sé que aún faltan detalles pero como que aún me cuesta digerir todo esto, puede que en unos días más lo modifique, pero es lo que puedo soltar por ahora. No he querido poner im´ágenes porque son demasiado violentas, pero en mi instagran las pueden ver en historias destacadas)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *