¿Cómo empezar a entrenar? (y no morir en el intento)

Ya llevo 6 meses entrenando y, como pueden ver en esta entrada, ya he logrado ver resultados.

Una de las preguntas que más se repiten entre las personas que me conocen es cómo lo hago para entrenar y no aburrirme o definitivamente tirar la toalla y es que, para muchas personas, «entrenar» es sinónimo de esfuerzo y de resultados que no son inmediatos y, en nuestro mundo de inmediatez, eso es una gran desventaja.

Pero bueno, cuando empecé a entrenar sabía que, en una semana ese más de 30% de grasa corporal que tenía no se iban a ir de una semana a otra ni de un mes a otro, pero yo quería eliminarlos y lograr tener mi six pack soñado (que aún no alcanzo pero vale, que ya vamos en camino), por lo que tuve que mentalizarme y ser disciplinada con lo que me había propuesto.

Es así que hoy les traigo algunos tips que a mi me sirvieron para seguir entrenando hasta el día de hoy:

  1. Ponte metas realistas: sí, todas queremos estar listas para el verano, pero si te pones a entrenar en septiembre y esperas tener una figura 90-60-90 en Diciembre te llevarás tremenda desilución a menos que ya hayas estado cercana a tus metas cuando empezaste. Personalemente, me propuse lograr un 20% de grasa corporal en 2 años de entrenamiento.
  2. Entrena algo que te guste: a mi me gusta Pilates y el gimnasio, por lo que la opción de hacer pilates y tener un entrenador personal me motiva a ir. Personalmente, no me gusta correr (aún), por lo que no es una opción para mí salir a correr todos los días, así que nunca pensaría en entrenar de esa forma. Tampoco me gustan los deportes, por lo que no iría a jugar tenis…y así y así puedo ir descartando actividades que no me motivan para nada. Por lo que debes ver bien qué es lo que te gusta y empezar a moverte del sillón.
  3. Usa una aplicación o dispositivo: para controlar tus pasos, calorías quemadas, etc. A mi me motiva demasiado ver cuántos pasos llevo o si ya alcancé mi meta de calorías de mi Apple Watch. También me motiva mucho ir cumpliendo los desafíos que mi Apple Watch me pone.
  4. No te obsesiones con el peso: conozco gente que se pesa a diario o semanalmente para ver los progresos, pero yo encuentro que es demasiado. El peso es super variable, sobre todo en mujeres que tendemos a tener retención de líquidos días antes o durante la menstruación. Además, el peso no indica nada, te lo digo yo que con 49 kilos tenía más de 30% de grasa coroporal, lo que debe importarnos es la medida del % de grasa y cuánto ha aumentado la masa muscular. En mi caso, mi entrenador me controla una vez al mes y ahí vemos los avances o los retrocesos que he tenido y así no me la paso obsesionada con las medidas.
  5. Se progresiva: si estás recién entrenando es ilógico querer levantar una mancuerna de 20 kilos como si nada, seguramente podrás hacer un par de repeticiones bien y luego ya sentirás que se te saldrán los pulmones o terminarás teniendo una lesión. Y, aunque no lo creas, uno va haciendo cambios en los pesos bastante rápido.
  6. Haz del ejercicio una cita en tu agenda: así como anotas las reuniones, citas con el médico, noche de película, etc. Anotarlo le dará un poco más de seriedad al asunto así que anótalo o contrata a un entrenador personal que haga que no te saltes ninguna de las sesiones.
  7. Ropa deportiva: antes usaba cualquier cosa para ir a hacer ejercicio, pero luego empecé a usar ropa deportiva y como que hasta me da más ánimo de ir a entrenar, así que busca ropa deportiva que te guste y te haga sentir bien y ponte manos a la obra.
  8. Sigue personajes de instagram que te inspiren en el camino que quieres seguir: no es neceario que comas o entrenes como esa persona, pero sí que sirven como motivación extra. Por ejemplo, cuando estoy en la trotadora y ya no puedo más del cansancio, pienso en Carola de Moras que solo tiene un pulmón y aún así corre, así que continúo corriendo jajaja.
  9. Prepárate un Playlist: con tu música favorita para que te motive a entrenar. No comparto mi Playlist porque escucho hasta música romantica mientras hago cardio.
  10. No te compares con nadie más que contigo misma: compárate con el cuerpo que tenías ayer, el mes pasado o hace un año, no con el cuerpo de otra persona, una no sabe el regimen ni entrenamiento que esa persona puede tener y puede llegar a desmotivarnos ver que no tenemos el cuerpo así pero, si te comparas con quien eras el mes pasado (con las medidas que te tomaron), verás que sí has tenido avances.

Espero que algunos de estos consejos te ayuden a iniciar una vida saludable

 

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *