Outfit matrimonio Francisco y Camila

No soy mucho de ir a matrimonios porque me complica mucho (y me aburre) buscar vestidos para la ocasión y todos los accesorios que hay que comprar aparte, ya que no soy alguien de muchas joyas y bolsas (Marie Kondo tiene mucho que ver con eso).

Pero hay ocasiones en que invitan a mi pareja (él conoce mucha más gente que yo) y nada que hacer, me toca hacer de acompañante no más, como fue el caso de este matrimonio al que asistí y en el que no conocía a los novios. Cosas que pasan.

Partamos de la base de que no tenía absolutamente ningún vestido de fiesta, así que partí a Barrio Italia con la esperanza de encontrar alguna tienda con vestidos de fiesta. Buscando y buscando llegué a la tienda Malu, ubicada en Avenida Italia 1337 local 5.

Tuve la suerte de probarme 3 vestidos y encontrar uno que me quedara (como soy chica generalmente este tipo de vestidos me quedan muy grandes) y de un estilo que me gustara (no soy de ocupar escote hasta el ombligo, por ejemplo), así que sin pensarlo mucho lo compré.

Un vestido strapless de fondo negro con encaje de flores en color crema. Bajo el busto tiene un cinturón en color negro. Muy estilo niñita buena jajajaja.

Luego de eso venía lo más complicado para mí: los zapatos. Tengo un pie muy delgado y delicado, por lo que la mayoría de los zapatos o me quedan grandes o me dañan los pies o ambos. Quería visitar una tienda nueva de fabricación chilena que seguía por facebook e intagram y cuyos zapatos me tenían enamorada, así que encontré que este era el momento de conocerla y fui a Gandarva Zapatería.

La tienda Gandarva fabrica sus propios zapatos y es una chilena la dueña. El ambiente es super acogedor y te atienden de forma muy amable. Yo creo que me probé como 10 zapatos porque sus números son algo extraños, pero di con un zapato que le quedaba perfecto al vestido.

Ya con el vestido y los zapatos, busqué los accesorios como joyas y el clutch, que encontré en Isadora.

Además, pinté mis uñas de color negro y dorado para combinar con el vestuario.

Finalmente el resultado fue así:

Estoy absolutamente consciente que debí ponerme un collar, pero no encontré ninguno que me gustara :(.

Además, llevé una chaqueta negra para que no me diera frío y poder usarla dentro de la iglesia.

Y tú, ¿cómo lo haces cuando vas a un matrimonio? Yo espero algún día no complicarme cuando me inviten a uno.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *