Francia, día 3: visita Disneyland París

El día de hoy decidimos asistir a Disneyland Park París ya que uno de nuestros objetivos como pareja es conocer cada uno de los parques que existen alrededor del mundo.

Amaneció con sol pero aún así hacía mucho frío…y fue así durante todo el día, a lo máximo que se llegó fue la los 6 grados.

Para llegar a Disneyland París hay que tomar un tren que te lleva directamente a él, tiene 2 pisos y Disney es su última parada. El boleto sale alrededor de 8 euros.

Como éramos extranjeros y no sabíamos dónde comprar la entrada, fuimos a «informaciones» que queda fuera del parque y nos atendió alguien que sabía español así que eso sirvió para que pudiéramos entender al 100% las instrucciones.

Luego de eso nos dieron nuestro boleto.

Y ya no nos quedaba otra que entrar.

Apenas entras te empiezas a llenar de la magia de Disney porque desde que entras está todo, hasta el mínimo detalle, adornado con los personajes.

Luego entras al parque propiamente tal y te das cuenta de que está llenísimo. Al parecer muchos padres le regalaron un viaje a Disney a sus hijos esta navidad.

Al fondo se puede ver el castillo. Creo que el de Japón era más grande pero este no deja de ser bonito.

El primer mundo que recorrimos fue el que contenía Star Wars y a Buzz Lightyear. No nos pudimos subir a ningún juego porque estaban llenísimos.

Me encantó la estatua de Wall-e.

Luego llegó el turno de Fantasyland donde pudimos ver a Pinocho.

Habían varios juegos ahí pero todos estaban llenos. Malditos niños que no dejan disfrutar a los adultos jajajaja

De ese mundo al único juego que pudimos entrar fue al laberinto de Alicia en el Pais de las Maravillas que, hay que decirlo, resultó bastante entretenido porque al final llegabas al castillo de la reina desde donde podías mirar todo el parque.

Luego de eso fuimos a la parte dedicada a Piratas del Caribe. Los detalles marcaban la diferencia porque parecía todo muy real.

Acá nos metimos dentro de la roca de la calavera.

Luego de eso nos dirigimos a la mansión embrujada que me encantó la decoración que tenía.

La mansión embrujada no da miedo pero tiene muy buenos efectos especiales. Comprenderán que no da miedo porque van niños.

Cuando salimos ya estaba oscuro y la temperatura había bajado mucho así que solo me saqué los guantes para sacarle fotos al castillo iluminado.

Volví a sacar fotos cuando estaba en la atracción de Star wars que, si bien no he visto ninguna película, la recomiendo 1000% porque el final es de otro mundo.

Luego de eso fuimos al show de Navidad.

Luego de eso nos vinimos al departamento, agotados. Decidimos comer, ver unos capítulos de Black Clover y a dormir.

Si quieren ver videos del viaje, diariamente subo fotos y besos que no subo acá en las historias de Mi Instagram.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *