Efectos del estrés en nuestra piel

La universidad, el trabajo, la familia…¡ufff! Tenemos un montón de desencadenantes de nuestro estrés , aquel que cuando es demasiado afecta a todo nuestro organismo y eso no excluye a nuestra piel. ¿O me van a decir que nunca notaron que les salen más granos cuando están estresadas?

bueno, justamente de eso les quiero hablar hoy, de los efectos perjudiciales que tiene el estrés en nuestra piel y que tirará por la borda todos nuestros esfuerzos por mantener nuestra piel libre de imperfecciones.

Partamos diciendo que nuestra piel refleja cómo nos encontramos tanto física como psicológicamente, por eso, cuando andamos en esos días malos nuestra piel se vuelve opaca, pero cuando andamos felices por la vida nuestra piel tiene una luminosidad diferente (que no es la de la grasa).

Cuando estamos en una situación de estrés prolongado estamos con un desequilibrio hormonal donde principalmente actúan las hormonas del estrés: el cortisol y la adrenalina provocando un desorden en hormonas como el estrógeno y la testosterona, que afectan directamente a la piel.

Entonces, ¿de qué forma afecta el estrés en la piel? Principalmente afecta produciendo:

Brote acneico: el aumento en los niveles de cortisol produce un exceso de sebo provocando la aparición de los molestos granitos.

Urticaria: cuando estamos en una situación de estrés intenso el cuerpo produce histaminas. Es como una alergia a lo que estamos pasando.

Caída del pelo y caspa.

Herpes bucales: el estrés despierta a los virus dormidos al disminuir nuestras defensas.

Piel seca: el estrés interrumpe la adecuada hidratación de la dermis ya que disminuye nuestro desea de consumir agua y lo reemplaza por querer consumir café o bebidas.

Arrugas prematuras: el cortisol se desnivela demasiado y provoca aumento de peso, de la presión arterial y la pérdida de colágeno lo que hace que la piel pierda su elasticidad y desarrolle arrugas en áreas como el rostro, el escote y manos.

 

Estos son algunos de los efectos del estrés en nuestra piel. Ahora que los sabes, ¿qué harás para combatirlo?

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *