Me gustan los lunes…

Pueden pensar que estoy loca, pero a mí de verdad me gustan los Lunes, de verdad me gusta la sensación de que debo ir al trabajo.

Y es que a mí de verdad me gusta mi trabajo, me gusta atender a las adolescentes, escuchar sus problemas, cómo están ilusionadas con lo que les espera, con el pololo de turno, que me confíen sus cosas.

No podría estar en un trabajo que no me gustara, que no me llenara, que no me motivara a ser cada día mejor, que no me alegrara la vida.

Me da mucha pena cuando escucho a las personas quejarse de sus trabajos, de ser infelices trabajando porque no me logro imaginar toda una vida trabajando en algo que no me gusta y afortunadamente tengo la libertad de cambiar de trabajo cuando no me sienta cómoda en el que estoy, no porque tenga asegurada la pega, sino porque no estoy dispuesta a pasarla mal trabajando…

Siento que si pasamos 22, 33 o 44 horas metidas en un lugar trabajando no podemos pasar ese tiempo amargados, debemos disfrutarlo y poner todas las ganas…

Así que sí, me entusiasma el lunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *