Mi experiencia estudiando Japonés

En el 2015, por ahí por noviembre, me inicié en el estudio del idioma Japonés en un curso que impartió lo básico donde logramos ver hiragana y katakana y una pincelada de lo que eran lecciones introductorio sobre “presentación”, por ejemplo.

Luego de eso, durante el mes de enero del 2015, tomé otro curso que era sobre cuentos japoneses y ya como en marzo de ese año empecé con un curso regular. Lamentablemente el curso lo empezamos desde la lección 7 del libro Minna no Nihongo (aponés para todos) por lo que me salté todo lo que era la base del idioma y me sentía perdida, no entendía muy bien la metodología de enseñanza de la profesora (segúnn yo encontraba que era uy desordenado pero resulta que el libro se trabaja de esa forma) y trabajaba demasiado, por lo que no aproveché bien las clases ya que amuchas tuve que fatar justamente por trabajo.

A pesar de eso, decidí tomar el desafío de estudiar japonés en una universidad de Japón así que, durante enero y febrero del 2016, estuve estudiando el idioma en el extranjero. Ahí me pillé con otras dificultades como, por ejemplo, las clases se hacían en inglés y, si bien algo entiendo, no soy capaz de hablarlo. Los libros también estaban en inglés, así que peor todavía. De todas formas, logré aprobar el curso pero cuando volví a Chile las ganas de seguir aprendiendo Japonés se me habían ido pero, aún así, decidí continuar con el estudio para no olvidar el idioma.

Me inscribí en el instituto CEIJA y, fuimos a la primera clase del nivel 2 y, en vez de ir en la lección 14 como pensábamos nosotros, iban en la lección 7. Fuimos a hablar para ver si podíamos cambiar de nivel a uno donde estuvieran en la lección 14 pero, lamentablemente, para ese nivel ya no habían cupos. Y ahí cometí el error de seguir a mi pololo y cambiarme a un nivel que empezaba desde la lección 19…o sea, me salté 5 lecciones…

Me sentí totalmente perdida, a pesar de comprometerme a estudiar las lecciones que me faltaban no lo hice y, al no entender, me desanimaba, además de que los profesores hablaban mucho de cualquier otra cosa y como que a mí eso me hacía dirigir mi mente a cualquier otro pensamiento. Eran 2 o 3 horas que se me hacían eternas.

Más encima, mi pareja estaba rayando la papa con el tema y usaba expresiones japonesas para demostrar asombro, por ejemplo, o comparaba todo el tiempo a Chile con Japón, por lo que estaba chata y llegué a un punto de no querer saber de Japón. Onda ni siquiera veía anime (hasta el día de hoy no lo hago). Estaba chata, así que de a poco me empezó a no interesar el curso hasta el punto que dejé de ir y no me importó nada. Ni siquiera di el examen, necesitaba descansar del idioma.

Hasta que este año me volvieron las ganas, pero no quería clases en grupos, no quería empezar desde dónde había quedado. NO, quería empezar desde cero, estudiar al fin la lección 1 del Minna no Nihongo. Tampoco quería clases eternas donde los profesores pudieran irse por otros temas, no, quería una clase donde solo estuviera yo, donde no pudiera copiarle lo que dijo al del lado y solo ir cambiando las palabras, quería la presión de la profesora puesta solo en mi.

Así que me decidí a estudiar japonés de forma particular. Si bien sabía que CEIJA tenía profesores particulares preferí optar por el Instituto Chileno japonés que queda más cerca de la casa, solo debo tomar una micro y así no me da flojera ir. Pago $18.000 y no me arrepiento, realmente siento que estoy aprendiendo, he entendido cosas que nunca había entendido y me siento realmente entusiasmada cuando voy a las clases. Ten go clases 1 vez a la semana que duran 1 hora y es fantástico. Sería ideal tener 2 pero no coincidimos en los horarios con la profesora.

¿Por qué quice volver a estudiar Japonés? Porque quiero dar el JLPT 5 el próximo año (no alcanzo a darlo este año porque debo estudiar de acá a la primera semana de Diciembre 25 lecciones y no alcanzaría) y validar mi conocimiento en Japonés. para ello estoy estudiando diaramente mis lecciones y, además, compré un libro que dicen que es bueno para ensayar el JLPT5. Además, cuando vaya más adelantada quiero hacer ensayos para practicar.

No sé, estoy bastante entusiasmada, siento que vamos avanzando rápido y que las cosas se me están quedando y eso me gusta. Creo que, si tienen la posibilidad de estudiar el Japonés con un profesor particuñar, háganlo, porque le sacarán el 100% del provecho.

Autor entrada: Veronica

Matrona. Soy una convencida de que nuestra piel debemos cuidarla a conciencia y que no debemos sentirnos incómodas si un día salimos de casa sin él. Es por eso que he investigado bastante sobre distintos cuidados para la piel y es lo que vengo a contarte en el blog. Además, amo las agendas y el minimalismo. Te invito a mi mundo.

1 thought on “Mi experiencia estudiando Japonés

    Tamara

    (septiembre 12, 2017 - 5:21 pm)

    Hola Vero.
    Yo comencé a principios de este mes con el Pimsleur, es un curso con lecciones en audio de media hora, con una hojita de materia cada una. Está en inglés y no soy taaan buena en el idioma, pero al estar en otro idioma me hace poner mucho más atención que si estuviera en español, aparte el tipo que dicta las clases habla un inglés súper limpio así que entiendo perfect, cuando me enredo un poco cierro los ojos para focalizarme mejor. Llevo 4 lecciones porque hay días que llego de la pega a avanzar quehaceres de la casa y pues el tiempo simplemente no me da, pero cuando puedo es siempre sólo una lección al día. Me gustó mucho, espero seguir avanzando para llegar con un nivel básico a Japón el otro mes, me voy de vacaciones y no quiero hablar sólo con señas jejeje

    Saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *