Abr 06

La vitamina E y sus usos

Tal como les conté en esta entrada, uno de mis complementos favoritos para el cuidado de la piel son las vitaminas y, sobre todo, la vitamina E, que encuentro maravillosa.

¿Y por qué encuentro tan maravillosa esta vitamina?

  • Primero que todo, gracias a su acción antioxidante, la vitamina E es un gran aliado para luchar contra el envejecimiento prematuro, lucha contra los radicales libres, así que si buscas una piel joven te la recomiendo tanto si la usas como serum, la tomas o abres una cápsula de vitamina E y te pones el contenido directo a la cara, cuello y manos (¡no olvidemos cuello y manos!)…o todas juntas.
  • Nos protege contra el sol y nos ayuda a combatir el daño que nos hace a la piel.
  • Nos protege la piel contra la contaminación, el frío o ese calorcito que estamos teniendo ahora en nuestro país.
  • Nos ayuda a regenerar y cicatrizar la piel.

Aparte de los beneficios ya nombrados, la vitamina E tiene otros usos:

  1. Nos ayuda a eliminar las manchas en la piel.
  2. Ayuda a eliminar las pequeñas arrugas gracias a su acción antioxidante, mejorando su aspecto y volviéndola más luminosa.
  3. Poner aceite de vitamina E una vez a la semana sobre tu piel durante toda la noche ayudará a mejorar su aspecto disminuyendo arrugas y manchas en la piel. Además, deja la piel con un aspecto mucho más suave.
  4. Poner una gota de vitamina E sobre tus cutículas hará que estás estén más suaves y manejables.
  5. Agregar cápsulas de vitamina E a tu shampoo de siempre hará que este tenga mejor aspecto, haciendo que estimule su crecimiento y otorgándole brillo.

Si eres de las que prefieren los alimentos antes de los fármacos, te cuento que existen alimentos ricos en vitamina E como:

  • Aceite de germen de trigo (1er prensado en frío).
  • Aceite de avellanas.
  • Aceite de girasol no refinado.
  • Aceite de almendras.
  • Aceite de pepitas de uva.
  • Aceite de canola.
  • Aceite de oliva.
  • Aceite de sésamo.
  • Manteca de cacao.
  • Aceite de linaza.
  • Aceite de coco.
  • Almendras.
  • Avellanas.
  • Espirulina.
  • Espinacas.
  • Nueces.
  • Pistachos.
  • Quinoa.
  • Kiwis.
  • Arándonos.
  • Mangos.

¡Espero que esta información les sirva! Los espero en una próxima entrada.

Deja un comentario

Your email address will not be published.