Piel normal, seca, mixta, sensible o grasa…¿cuál es la tuya?

Les he entregado ya algunos consejos sobre cuidados de la piel y me acabo de percatar de que no les he entregado una información básica: las características de los distintos tipos de piel. Porque , claro, para tener una piel cuidada lo primordial es, primero, identificar qué tipo de piel tienes para poder usar los productos que te ayudarán a mejorar su apariencia y no a perjudicarla.

Así que empecemos: existen 4 tipos de piel, la piel normal, que mujeres bendecidas la tienen, la piel seca, que tiende a envejecer más rápido si no le dan los cuidados correspondientes, la piel mixta, que la mayoría de las mujeres tiene y donde la zona T es la problemática, la piel grasa, que envejece más lento pero que tiene tendencia al acné y la piel sensible, que tiende a presentar rojeces o picor, por ejemplo. Partiendo desde eso, hablaré de las características de cada una.

En otros post iré hablando de los cuidados específicos que hay que tener con cada una de ellas.

Piel Normal.

La piel deseada por excelencia, la piel que es suave, sus poros prácticamente invisibles y tu la ves y no hay imperfección visibles, no se siente tirante y no presenta rojeces. Siempre está hidratada pero el mismo avance de los años hace que esta piel cambie a cualquiera de las otras pieles.

A pesar de que es una piel perfecta, el paso de los años, las agresiones externas, el no haberle dado los cuidados que se merecía, hacen que esta piel poco a poco vaya cambiando por lo que, a pesar de que se vea como una piel maravillosa, no debemos dejar de cuidarla y mimarla, como aplicarles cremas hidratantes de día (con vitaminas A, C y E) y cremas para nutrir la piel en la noche. Generalmente estas pieles se mantienen bien limpiándolas e hidratándolas.

Piel Seca.

la piel seca es una piel de cuidado, sus poros son finos pero su tendencia a agrietarse hace que le de un aspecto más “avejentado”, áspero por la falta de hidratación.

Tenemos 2 tipos de piel seca: la piel seca que por genética te tocó así dada su sensibilidad al frío y que tiende a estar tirante o causar picazón. El otro tipo de piel es una piel seca que provoca un real malestar, con grietas que llegan a ser dolorosas y que el mejor consejo que te puedo dar es que acudas a un dermatólogo si ese es tu casa.

Requiere de cuidados especiales como evitar los jabones, usar desmaquillantes que te hidraten y calmen y usar productos nutritivos ya que tu piel tiende a envejecer más rápido.

Piel Mixta.

Quienes tenemos piel mixta sabemos lo trabajoso que puede ser llegar a mantener esa piel en equilibro, ya que esta piel se caracteriza por tener la zona T grasa (frente, nariz y mentón) y las mejillas secas o normales, por lo que hay que encontrar el equilibrio en los productos que utilices. Para más remate, si vivimos en una zona con mucho calor nuestra zona T resalta enormemente.

No es necesario que utilices una crema diferente para cada zona de la cara, sino una crema que sea libre de aceites. Las limpiezas en exceso o el uso de exfoliantes o jabones agresivos pueden también dañarla. Si la zona de tus mejillas es seca, limpia tu piel con un producto que no tenga jabón ni alcohol para no secar aún más tus zonas secas. El protector solar debe estar libre de aceites y recuerda utilizarlo siempre.

Piel Grasa.

La piel grasa es una piel gruesa, de poros dilatados y con secreción de sebo abundante, se aprecian puntos negros y espinillas ya que tiene tendencia a la formación de impurezas y estas ya pueden estar en toda la cara. Lo bueno de esta piel es que envejece más lento.

La limpieza de esta piel es importante y su hidratación con una crema libre de aceites es fundamental, siempre utilizando productos no comedogénicos ya que no potencian la aparición de impurezas. Una exfoliación 2 veces a la semana es importante al igual que la aplicación de mascarillas.

Piel Sensible.

Hasta hace un tiempo no era considerada como un tipo de piel. Se caracteriza por presentar enrojecimiento, hinchazón, descamación, picor o sensación de quemazón.

Con este tipo de piel hay que tener cuidado incluso con la alimentación: evitar las bebidas alcohólicas, el picante o las especias. Evitar los lugares con muchos cambios de temperatura o los saunas o termas.

Evitar el uso de productos con alcohol y exfoliarla con mucho cuidado buscando siempre productos que sean para piel sensible y así evitar lastimarla.

 

 

Ojalá la información que les he entregado les haya servido para identificar su tipo de piel y, desde ahí, empecemos a mimarla.

¡Saludos!

 

 

Autor entrada: Veronica

Matrona. Soy una convencida de que nuestra piel debemos cuidarla a conciencia y que no debemos sentirnos incómodas si un día salimos de casa sin él. Es por eso que he investigado bastante sobre distintos cuidados para la piel y es lo que vengo a contarte en el blog. Además, amo las agendas y el minimalismo. Te invito a mi mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *